Be Creative, My friend

En el máster tuve una clase de creatividad publicitaria y la verdad, fue una vergüenza. Todos pensábamos que la persona que vino a dar la clase nos iba a hablar sobre cómo fomentar la creatividad. Sin embargo, nos soltó una charla en la que básicamente venía a decir que una persona es o no es creativa, y que no se puede hacer nada al respecto. Yo disiento. Creo que hay gente más creativa que otra, por supuesto, pero también defiendo que hay muchas maneras de avivar la creatividad y, que con internet existen un montón de fuentes para la inspiración.

Además, la publicidad no es el único ámbito en el que se puede ser creativo.   Cada vez vemos con más frecuencia curriculums que se han convertido en virales, como aquel chico que cantaba en el metro. Para llamar la atención de las empresas, de los periodistas o de los consumidores finales, se diseñan cada vez campañas más complejas, más originales, más detalladas… Más creativas. Hasta las tarjetas de visita comienzan a estar más elaboradas, con el objetivo de que la persona que las recibe no las tire en cuanto encuentre una papelera.

Así que, ¿Cómo podemos fomentar la creatividad?  En realidad se trata de algo bastante personal, y no a todo el mundo le valen las mismas fuentes. Sin embargo, os dejo por aquí algunas de las técnicas que utilizo yo cuando estoy bloqueada y necesito un chute de inspiración. Espero que os sirvan.

1)      Apunta lo que sueñas. A veces podemos convertir partes del mundo onírico en una realidad, o celebrar un evento en torno al mundo de los sueños. También sirve pensar en el tipo de cosas con las que sueña la gente, ya sea despiertos o dormidos, y pensar en cómo hacerlas realidad, aunque sea por un momento en un evento, o en un concurso.

2)      Conviértete en un niño. Sí, sé que esta frase está manida, pero es cierto. Los niños tocan todo, prueban todo, se sienten atraídos por todo. A veces ese volver a la infancia nos hace dar con una idea simple que termina por ser maravillosa. Incluso el propio tema de los niños, cosas que echas de menos de la infancia, o tratar de que las personas se sientan cuidados como un niño puede acabar resultando.

3)       Piensa en temáticas. A casi todo el mundo le gusta el cine, la música, el teatro o los libros. Piensa como una película o un libro se relaciona con el producto o servicio que ofreces y ahí tienes un  hilo por el que empezar a tirar. Se puede ambientar un evento en una película reciente, o en una clásica, o directamente en el mundo de la música.

4)      Sal a la calle: A veces cuando uno está bloqueado no hay nada como salir a la calle y dejarse inspirar por nuestro entorno y por las personas que nos encontramos por el camino mientras damos un paseo. Yo a veces me fijo en alguna persona y pienso: ¿Cómo es esta persona? ¿Qué le interesará? ¿Qué podría hacer ahora para llamar su atención?

5)      Se puede ser creativo con absolutamente todo. ¿No te lo crees? Visita la web www.hongkiat.com. Es una de las mejores fuentes de inspiración.

1.       Páginas de “contáctanos” creativas http://www.hongkiat.com/blog/creative-contact-pages/

2.       Curriculums alucinantes

3.       Tarjetas de visita memorables

4.        Ideas brutales de packaging

5.       Mensajes de error de sistema muy divertidos

6) Viaja. No hay nada como conocer nuevos lugares y tomar perspectivas distintas. Cada viaje encierra un número elevado de historias que puedes protagonizar tú, los que están a tu alrededor o que pueden haber sucedido hace años en la historia del país al que viajas.

7) Lee. Mira películas. Piensa en los personajes. Busca los bestsellers más recientes y considera lo que tienen en común. ¿Y si haces un evento o creas un nuevo producto vinculado a esos personajes? Las historias o los personajes que aparecen en los libros y las películas de éxito tienen una serie de características que tal vez tú puedas replicar en tu estrategia.

8. Los videoclips son una gran fuente de inspiración. Ver un videoclip de HIM (Join me in death) me inspiró para escribir una historia que me garantizó la entrada para estudiar un curso de verano en la Universidad de Oxford (Inglaterra). Algunos cuentan historias maravillosas que pueden constituir el empujón necesario para saber qué tipo de historia estás buscando.

Seguro que hay muchas más maneras de inspirarse. Si conoces alguna y quieres compartirla, deja un comentario más abajo.

Como siempre, gracias por estar ahí.

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Sobre los videos virales o pedir imposibles

Cuando a alguien del mundo de la comunicación y las relaciones públicas escucha aquello de “Hazme un video viral” se nos ponen los pelos de punta. ¿Por qué? ¿Realmente es tan difícil conseguir que un video sea viral? ¡Pero sin han triunfado chorradas como videos de gatitos persiguiendo luces de linternas y elrelaxing cup de café con leche de Ana Botella! (Bueno… ese tal vez lo entiendo).

 Lo primero que sabe alguien que se dedica a la comunicación es que no existe tal cosa como hacer un video viral. La empresa de publicidad y/o de comunicación piensa una idea y la pone en marcha. Rueda un video y lo publica en todas las plataformas disponibles. Y a partir de entonces hace todo lo posible porque la gente comience a compartirlo, pero es cuestión de suerte el que sea así.

 El caso es que nadie sabe si a la gente le va a gustar o no el vídeo. Cuando los de Evian lanzaron aquel increíble anuncio de los bebés (¿No lo has visto aún? Deberías.) no tenían ni idea de que acabaría en muro de Facebook de miles de personas. Por supuesto, sabían que habían rodado un anuncio genial, con efectos especiales espectaculares y una música pegadiza. Sabían que el anuncio iba a llamar la atención de aquellas personas que lo vieran, ¿pero que iba a convertirse en un viral? No. Eso no lo sabe nadie.

 No lo sabía ni aquel chico que ya, probablemente por pura desesperación, se puso a cantar su curriculum en el metro armado con una guitarra y una cámara de video.

Ni siquiera un buen contenido puede garantizar la viralidad del video. ¿O a alguien le parece que el Harlem Shake perdurará en el tiempo como uno de los videos más instructivos o interesantes de la historia?  ¿O que el pelotazo que recibe Djokovik por parte de Nadal tiene alguna relevancia en la historia de universo? No. Hacen gracia (quizá hay que tener un poco de sentido del humor negro para algunos, eso sí) y algunos ni siquiera eso.

 La única manera de convertir un video en un viral es montar un buen video, que sea creativo, divertido, espectacular y no demasiado corporativo, a ser posible que algo emotivo… Difundirlo lo más posible y sentarse a cruzar los dedos. No es la empresa ni el individuo el que elige hacer un video viral, sino la gente la que lo convierte en viral.

 Como siempre, gracias por estar ahí.

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Retorno al lado oscuro

Es cierto que hace siglos que no me paso por aquí, y probablemente pensaseis que ya había abandonado por completo este blog. No lo he hecho. Simplemente nos habíamos dado un tiempo, porque mi vida ha cambiado tanto durante estos pocos meses que no me daba la vida para todo. Entre otras muchas cosas, he adoptado un precioso hurón, me he independizado de mis padres y, tachán, tachán, he vuelto al mundo de la agencia de comunicación.

Sí señores, he vuelto, y el regreso fue horrible durante los primeros meses. Porque, sinceramente, no recordaba cómo se curra en las agencias de comunicación, cuando tienes 300 clientes que se creen el ombligo del mundo y quieren todo para ayer. Y tú, haciendo malabares para que todos se sientan el cliente más importante que tienes en la agencia.

El otro día me tocó modificar una nota de prensa siete veces después de estar ya aprobada. A la vez, tenía que llamar para conceder entrevistas con el CEO de esa misma empresa, vender una columna de opinión (también del mismo cliente) y convocar a un evento ¡Sorpresa! para ese mismo cliente. Llegué a creer que los periodistas iban a terminar por enviarme un sicario a la agencia y yo solo podría esconderme bajo la mesa. Les dijimos trescientas cincuenta mil veces que no podían hacer eso y a palabras de agencia, oídos sordos.

Otra cosa deliciosa que ya había olvidado del mundo agencia es el “llama a ver si están interesados los periodistas por venir a un evento que será en algún momento de la semana que viene, a una hora indeterminada, donde estará algún portavoz haciendo una demo de producto”. Ajam. Cuando le sueltas eso al pobre hombre que está al otro lado del hilo telefónico, que encima está hasta la bandera de cosas, te suele balbucear un… “Sí, mándame la info…” o te ladra un “no, no me interesa, y tengo mucho trabajo, Arrrf, arrrf!”.

En fin, que he vuelto, con más anécdotas y más información que antes ahora que estoy en el meollo. Espero que sigáis ahí algunos… Y como siempre, gracias por estar ahí.

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

¿Se prostituyen los medios de comunicación?

Antes de nada quería aclarar dos cosas: Sé perfectamente que prometí un artículo sobre entrevistas y posibles preguntas. Está gestándose (probablemente sea más de un artículo) pero en la actualidad tengo necesidad de compartir esta historia con vosotros.

 

Lo segundo que quería comentar es que en este artículo voy a comentar lo que creo que son prácticas poco éticas de mi profesión. Sin embargo, quiero dejar muy claro que me encanta mi profesión y que, si bien creo que nos queda muchísimo camino y existe una necesidad inexorable de mejora, no creo que todos los periodistas sean unos demagogos o dejen éticamente mucho que desear, como creen, literalmente, muchas personas en este país.

Apoyo mi profesión bien ejercida como la que más, y por eso me veo en obligación de denunciar casos como éste.

***

El otro día me vi envuelta en medio de un debate en el que, aparte de discutir sobre la percepción que la sociedad tiene de los periodistas, también comentamos la nueva estrategia de los medios de comunicación. Y esta consiste en que en cuanto descubren una empresa que quiere publicitarse, se prostituyen.

En lugar de ofrecerte un espacio para insertar un anuncio BTL, te conceden un espacio para un artículo o una entrevista sobre tu empresa. En algunos casos fingen que te entrevistan. Y digo fingen porque lo hacen por teléfono, está más claro que el agua que no están apuntando nada, y luego te piden absolutamente toda la documentación en papel y fusilan esa documentación.

 En otras ocasiones, directamente te piden que redactes tú el artículo. En ese artículo puedes decir lo que quieras, porque desde el medio no imponen ningún tipo de filtro de calidad. Es la persona dedicada a comunicación (En el caso de mi empresa, yo) quien se tiene que encargar de buscar el enfoque, elegir el género (entrevista, reportaje, artículo…) redactar el texto, buscar las fotos y, si te descuidas, casi hasta de maquetarlo. (De hecho, me han insinuado en varias ocasiones que si lo “quiero” maquetar yo…).

 Nunca se revisa nada. Nunca se retoca nada. Los artículos salen exactamente como los escriben y maquetan las empresas.

 Desde el medio te dicen que tú no pagas por el artículo: los dos mil, tres mil o cuatro mil  euros que te cobran por media página se utilizan para pagar los gastos de producción: tinta, impresión de los no sé cuántos ejemplares de la tirada, las planchas, etc. Porque ellos, por supuesto, creen en tu empresa y confían en que el contenido del artículo será muy interesante para sus lectores.  ¿En serio? ¿Me han tomado por idiota?

 Una vez haces una publicación en un medio, no para de sonar el teléfono del despacho con llamadas de personas que quieren hacerte una inmejorable oferta para una inserción en el diario no sé cual, que tiene no se cuantitos seguidores y es, aunque la gente no lo sepa, el mejor diario del país.

Teniendo en cuenta que esos artículos patrocinados no tienen ningún tipo de indicativo de que están pagados, es posible que los lectores los confundan con información objetiva, redactada por el equipo de redacción del periódico. Lo que me preocupa. Porque si cualquier empresa española que pueda permitirse pagar 200 euros puede comprar de forma tan sencilla un espacio en un diario de tirada nacional, ¿Qué no podrán hacer los políticos o las empresas con verdadero poder?

 Con esto no quiero decir expresamente que los políticos compren espacios per se en prensa; no como lo haría una empresa: quizá no sea dinero lo que consigan, sino favoritismos. Sin embargo, está claro lo que vale un espacio en prensa para poner lo que uno quiera;  es evidente que la objetividad está, en algunos casos, vendida al mejor postor.

Imagen

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , | 2 comentarios

¿Dónde me he metido?

Soy consciente de que este no es el post que prometí sobre las entrevistas y comunicación no verbal. Sé que dije que volvería después de acabar el máster y sé que he estado ausente, pero tengo excusa: vacaciones en Islandia (2 semanas) y en Irlanda (5 días). Y, como esto es un blog y no una página web de noticias, os puedo contar esta clase de cosas.

Por mi cumpleaños decidí medio regalarme, medio pedir de regalo de cumpleaños, una cámara réflex.  Llevaba ya tiempo pensando en comprarme una: me encanta la fotografía y ahora que he terminado el máster tengo más tiempo. Las ganas de seguir aprendiendo y formándome, lejos de apagarse, se han avivado. Así que hice la inversión y me compré una Nikon D5100, que creo que es una muy buena cámara para empezar.

De momento no he hecho el curso de Nikon y la verdad es que la cámara se me come con patatas. He leído algo online… y más o menos sé jugar con los enfoques, pero el tema del encuadre me supone un problema. El suficiente como para que, menos de un mes después de comprarla, ya esté deseando comprar un teleobjetivo (Por lo menos).

Tengo pensando sumergirme de lleno en este mundo, así que es posible que en el futuro también empiece con temas de fotografía. De momento, y para empezar suavemente la semana de regreso, os contaré un par de datos curiosos sobre Islandia.

1)      Es un país caro (Estamos hablando de que una cerveza cuesta de 6-8 euros).

2)      Comen tiburón “podrido”. He prescindido de probarlo: dicen que sabe a una mezcla de amoniaco y pis.

3)      He estado en 13 hoteles y no he visto una bañera dentro de un hotel o una casa. Las tienen fuera, son grandes, y convierten el baño en un “momento social”.

4)      Las ovejas islandesas van en grupos de tres: la madre y las dos hijas. Nada de grandes rebaños.

5)      Los islandeses no van de bares: celebran fiestas en las casas. No he visto una sola discoteca en todo el país (y me lo he recorrido entero).

6)      Tienen museos de todo, incluido un museo del falo (es decir, del pene) en el que se han reproducido, entre otros, todos los penes del equipo de balonmano islandés. No, no lo visité.

Os dejo con esos seis datos curiosos sobre un país al que, definitivamente, me gustaría volver.

Como siempre, gracias por estar ahí. 

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Marca Personal 2

Cuando se está creando una marca personal, se utilice el formato que se utilice, lo más importante es reflejar qué es lo que nos hace diferentes, qué es lo que nos hace especiales, qué nos hace únicos. Os voy a proponer una imagen un poco fría, pero que sirve: Imaginaros una estantería llena de yogures. Los hay de todos los colores, de todos los tamaños, más grandes, más pequeños, de chocolate y de fruta. Unos engordan más y otros menos. Sin embargo, vosotros elegís un yogur y os lo lleváis a casa, no cogéis la estantería entera. ¿Qué es lo que os hace escoger ese y ningún otro?

 Alguna diferencia habrá, ¿no?

 Eso es precisamente lo que se busca con la marca personal. Y esa diferencia debe quedar patente en cada uno de los formatos en los que una persona decida iniciarse. Para ello, opino que es un buen ejercicio lo que propone Tom Peters en uno de sus artículos, en el que sugiere que nos describamos como trabajadores en unas cinco líneas y leamos lo que se ha escrito. Si creemos que esto no abrirá los ojos de un empresario, mejor seguir trabajando en el párrafo hasta que lo haga, porque la mayoría de las veces solo tenemos unos segundos para formar una primera impresión. Y ya se sabe, no se puede causar una segunda primera impresión…

 Networking

 Lo del Networking se ha puesto muy de moda hoy en día, pero se reduce básicamente a conocer a personas de tu sector e intercambiar opiniones con ellas. El networking se puede hacer tanto a través de las plataformas de las redes sociales como en persona. Para ello existen carísimos cursos cuyo principal valor es, precisamente, recoger a personas de características y áreas similares. Por otra parte, hay empresas que están comenzando a organizar actividades de Networking interesantes (por lo menos en Madrid)  a precios muy reducidos. Si me entero de alguna, contad con que avisaré por aquí y por Twitter (@Mimmi_Fdez).

 ¿Por qué está de moda esto del networking? Puede que la crisis haya impulsado este fenómeno. Hay miles de personas en paro que están buscando una oportunidad. Muchísimo talento desperdiciado. Y algunas de esas personas tienen muchas ganas de trabajar. Muchos de los que están trabajando son personas que se han terminado por animar a emprender. Una aventura peligrosa y arriesgada en la que necesitan hacer un gran esfuerzo por mantener el gaznate a flote. Cuantas más personas conozcan a una marca, cuantas más personas te conozcan, más probabilidades existen de que te compren a ti y a tu producto. Y más probable es que tú y tu gaznate salgáis airosos.

 El caso es estar en el meollo, donde sucede la acción. Decía Picasso que la inspiración debe encontrarte trabajando. Y el networking es precisamente eso: tratar de estar en el momento adecuado en el lugar adecuado para agarrar al vuelo una de esas oportunidades que, si bien son escasas en los tiempos que corren, aún existen.

 Youtube

 Youtube es un monstruo. Un gigante. Ya hay mucha gente que ha descubierto su potencial, pero eso no significa que no pueda seguir sirviendo como plataforma de personal branding. Desde para subir el CV hasta para subir un video trabajando, mostrar tu creatividad…

 Haces un video, lo subes en un momento y le puedes dar viralidad en todas las redes sociales que existen. Permite interactuar con otras personas, ver lo que les gusta y lo que les interesa. No tengo mucho más que decir sobre esta plataforma que no conozcáis…

 LinkedIn

 El otro día descubrí Linkedin. Hacía mucho tiempo que tenía una cuenta, pero nunca me había parado a comprender el sistema de networking  que proporciona esta red social.

 Cuando por fin tuve tiempo, abrí mi perfil y me puse a revisar los grupos que bombardean mi gmail todas las mañanas con nuevos debates. Se me ocurrió publicar algo y, muy poco tiempo después, recibí respuestas y recomendaciones del comentario. En tan solo unos días, he incrementado en un 60% el tráfico a mi perfil. Eso significa que hay más personas viendo mi experiencia y teniendo consciencia de que “existo”.

 Además, he descubierto que suben varias ofertas de empleo a los foros.  Hoy en día faltan maneras de diferenciarse, y leer una oferta de empleo en LinkedIn nos permite, no solo enviar el email sin tener que luchar con otros 100.000 currículos en infojobs, sino también curiosear el perfil de la persona que está subiendo la oferta y conocerles un poco mejor. Esto nos ayudará, a su vez, a ajustar nuestras respuestas en una posible entrevista.

 LinkedIn es una excelente herramienta para el personal branding, que permite mostrar los conocimientos que tenemos de una determinada área sin parecer unos sabihondos, intercambiar impresiones con otros profesionales y aprender, aprender y aprender: Se cuelgan muchísimos recursos, blogs, vídeos y demás, y algunos de ellos, merecen la pena.

 Es cierto que hay un gran número de profesionales que se han creado un perfil y de vez en cuando aceptan las solicitudes de otras personas que les solicitan entrar en su red, pero no le sacan ni la mitad del jugo a la red.  Esto significa que si empezamos a colaborar con cierta asiduidad en los debates, es probable que pronto nos empecemos a labrar una imagen de marca proactiva dentro de nuestro sector.

¡Os invito a redescubrir esta herramienta!

Imagen personal

Tú en ti mismo eres una marca. Desde la ropa que has elegido hoy, hasta el peinado que llevas, si tienes o no piercings y tatuajes, si llevas reloj o joyas o si no. Toda tu imagen habla de quien eres y te vende (o no) como marca.

De las relaciones humanas que nos convierten en seres de éxito yo no puedo opinar mucho. De este tema sabe mucho más Dale Carnegie, un hombre que, hace años, revolucionó el mundo de las relaciones personales gracias a publicaciones como “Cómo hacer amigos e influir sobre las personas”. Este libro, que puede parecer enfocado al mundo personal tiene en realidad sus fundamentos en el mundo empresarial.

A pesar de que este libro fue publicado hace ya muchas décadas, sus principios han sido actualizados y miles de personas siguen leyéndolos y aplicándolos.

Digamos que Dale Carnegie establece una serie de normas que, dice, garantizan el éxito. Voy a escribirlas aquí, pero veréis que no es suficiente con leer solamente el encabezado. Las resumiría, pero no lo voy a hacer porque creo que no le haría justicia a Carnegie. Os recomiendo encarecidamente que os leáis el libro, pues se puede sacar mucho beneficio de él.

 

1.       No critique, condene, ni se queje.

2.       Muestre por los demás un aprecio honrado y sincero.

3.       Despierte en los demás un deseo vehemente: solamente hay una manera de conseguir que alguien haga algo: que quiera hacerlo.

4.       Interésese por los demás

5.       Sonría.

6.       Para una persona no hay un sonido más dulce e importante que el de su propio nombre

7.       Sea un buen oyente. Anime a los demás a hablar de sí mismos.

8.       Hable siempre en términos de lo que le interesa a la otra persona.

9.       Haga que la otra persona se sienta importante y hágalo sinceramente.

 

De todos modos, el tema de imagen personal tiene mucho hilo de dónde tirar. Reconozco que tengo que informarme más en este sentido, y cuando lo haga, compartiré mis ideas con vosotros.

La entrevista

Lógicamente, si hacéis todo esto, tarde o temprano probablemente acabéis en una entrevista. La imagen a proyectar en la misma debe concordar con lo que habéis estado proyectando hasta el momento.

 

Pero sobre el comportamiento en entrevistas saben mucho más que yo Bárbara y Allan Pearse, escritores de un libro sobre la comunicación no verbal. Además hace poco en el máster nos proporcionaron una serie de claves para las entrevistas que, por lo menos a mí, creo que me resultarán muy útiles cuando tenga mi próximo encuentro profesional.

 

Pero como este post ya está resultando demasiado largo, si os parece, lo dejamos para el siguiente.

 

Una vez más, muchísimas gracias por estar ahí.

 

Imagen

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Introducción al Personal Branding

Lo primero de todo, perdonad mi ausencia. Estoy a cuatro días de finalizar el máster que comencé en Esic de Dirección de Comunicación y Gestión Publicitaria, y estoy con proyectos finales que me han obligado a abandonar un poco el blog. A partir de la semana que viene, ¡recuperamos el ritmo!

De momento espero que esta introducción al personal branding os resulte interesante. ^^

***

El otro día estaba en el máster cuando un profesor preguntó quiénes, de los 20 alumnos (más o menos) que estábamos teníamos blog. Bueno, es de suponer que, en un máster de comunicación lleno de periodistas, levantaría la mano la mayoría. Pues no; creo que solamente tres personas teníamos blog. Algunos ni siquiera tenían Linkedin, o Twitter. 

 El profesor alucinó. ¿Cómo esperáis que os conozcan? ¿Cómo queréis que os contraten? ¿Cómo esperáis vender algo si no os vendéis ni a vosotros mismos? ¿Nadie hace personal branding aquí?

 Hay a personas que les rechina el hecho de juntar la palabra “personal” con la palabra “marca”. No se sienten como un producto, por lo tanto, dicen que no tienen que publicitarse como si lo fueran. Otros comentan que no tienen tiempo. O que les da vergüenza escribir un blog porque no tienen nada que contar. Excusas hay mil, pero la realidad es que hoy, con la crisis que está cayendo, para algunos perfiles profesionales, cada vez se hace más necesario “venderse”. Y pongo “venderse” entre comillas porque, en realidad, el personal branding es la gestión adecuada y consciente de las percepciones, los recuerdos y las expectativas que queremos generar en los demás.

 Por lo tanto, marca en este contexto es un sinónimo de “huella”.

 Andrés Pérez Ortega, gurú que ha escrito varios libros sobre el tema, dice dos cosas que a mí me parecen fundamentales: una, que todo el mundo tiene marca personal, y lo peor no es que ésta sea buena, mala, odiada o venerada, si no que uno mismo no sepa cuál es. La segunda, es que como está en la naturaleza de los seres humanos el juzgar, ¡aprovechémonos de ello!

 Pero, ¿Por dónde se empieza a gestionar una marca personal?

En mi humilde opinión, uno debe empezar por sincerarse consigo mismo, y por evaluar qué tiene que ofrecer al resto del mundo. Buscar los temas que conoce, le apasionan y sobre los que puede ejercer cierta autoridad; temas sobre los que no se va a cansar de leer, temas que le permitan ofrecer su conocimiento y potenciar sus habilidades.

La finalidad de escoger un tema que nos apasione es no morirse de asco a la hora de buscar y producir contenidos útiles y fiables. Una vez hecho eso, es necesario buscar plataformas en las que dar visibilidad a esos contenidos.

Pero, ¿Cuáles?

Escribe un blog

(Este blog, por ejemplo, es un ejemplo de Personal Branding.)

 Los blogs te permiten mostrar tus conocimientos sobre cualquier tema. Desde comunicación, como éste, hasta la reproducción del escarabajo pelotero (Siempre que ésta sea tu área de expertise): hay gente que está dispuesta a leer de todo.

Los post, al poder tener la longitud que el bloguero desee, pueden ser tan profundos y extensos como deseéis, y se pueden publicar con la frecuencia que creáis oportuno (o con la que podáis). Esta frecuencia debe estar más o menos establecida; por ejemplo semanalmente o cada dos semanas. (Sí, sé que últimamente no soy un ejemplo de esto, pero tengo la excusa del máster, ¿o no?)

Lo único “malo” de los blogs es que hay que prestarles atención: hay que cuidar y mimar los contenidos que se publican. Un post no es cosa de un segundo: es necesario sentarse con tiempo para planificar los temas y redactarlos de manera que resulten interesantes tanto para vosotros, que sois quienes los escribís, como para los lectores potenciales.

Estos temas, además, tienen que mostrar las áreas de conocimiento que dominas. No sirve de nada que seas un experto en comunicación y publiques sobre la reproducción del escarabajo pelotero. Que sí, que está bien, pero eso no le valdrá a nadie a la hora de saber si deben o no deben contratarte.

Además hay que tener cuidado a la hora de posicionarse como expertos de algo – algo que aparentemente está de moda- o pasarse los post del blog dándose a uno mismo palmaditas en la espalda. Eso no es. La exposición de los contenidos debe ser humilde, y yo desconfiaría de cualquiera que va de gurú.

Las plataformas como WordPress o La Coctelera te permiten seguir otros blogs, encontrar fácilmente los temas que te interesan y hacer un estupendo networking. Obviamente, esto requiere tiempo pero, ya sabéis, quien algo quiere, algo le cuesta, y en este caso la inversión es el tiempo.

Crea una cuenta de Twitter

Aunque probablemente ya la tengas, la clave está en usarla forma correcta. Dentro de poco publicaré un post sobre qué cosas no debemos hacer en Twitter, aunque creo que ya hay millones de posts sobre ello. Se resume en no quejarse en exceso, en no ser demasiado corporativos de nuestra propia marca y publicar contenidos interesantes que aporten valor a tus seguidores. Además, también hay que publicar twitts personales: creo que a nadie le gusta una cuenta de Twitter que parece una máquina expendedora de vínculos a webs.  (Pero ya profundizaremos en cómo optimizar una cuenta de Twitter).

Sigue a las personas que te interesan, interactúa con ellas y mantén conversaciones. Esa es la clave de las redes sociales 2.0: conversar, conversar, conversar. Twitter es una excelente herramienta de networking, pero, como todo, también hay que dedicarle tiempo.

Y es que el Twitter, bien utilizado, puede servir para encontrar trabajo. Y hablo desde la experiencia. Cuando me quedé sin trabajo el Julio pasado, publiqué un twitt diciendo que había una excelente “periodista y relaciones públicas bilingüe”. Mis ex compañeros de la agencia, periodistas con los que había trabajado y amigos empezaron a dar viralidad al twitt. En dos meses ya había tenido dos entrevistas y trabajo. Las dos entrevistas las conseguí a través de Twitter. (Historia real, lo juro).

En fin, os voy a dejar aquí por ahora, pero volveré pronto (lo prometo) con Linkedin, Youtube y otras maneras de hacer personal Branding en Introducción al Personal Branding II.

Una vez más, gracias por estar ahí.

 Imagen

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Sobre la formación de portavoces o como evitar que un portavoz meta la pata hasta el fondo‏

El otro día estuve hablando con mi padre sobre las formaciones de portavoces a las que tuve la oportunidad de asistir cuando trabajaba en la agencia de comunicación. Una vez estuve del lado de la formación y la siguiente, yo la recibía. Él me estuvo contando las experiencias que vivió en algunas formaciones para altos directivos a las que asistió.

 Las formaciones de portavoces se ofrecen a aquellas personas responsables de distintas áreas de una empresa que pueden tener que dar la cara ante los medios. Digámoslo así: se les prepara para una crisis y para las importunas preguntas de los periodistas y medios de comunicación. Hay muchas maneras de realizar un curso de portavoces, pero hay dos cosas que suelen ser constantes: son grupos pequeños y las personas que acuden a la formación no tienen ni idea de lo que les va a suceder: van completamente a ciegas.

 En mi agencia organizábamos unas jornadas en las que subíamos a los participantes a una sala y les pedíamos que escribiesen una historia que fuese completamente mentira. Una falacia en toda regla. Les dábamos quince minutos y, por turnos, les íbamos sacando uno a uno de la sala. Al doblar una esquina se les metía en una habitación donde, de repente se encontraban con un canutazo. Es decir, con una cámara a unos veinte centímetros de la cara, un foco que les ilumina y un tipo con un micrófono haciéndoles una pregunta incómoda sobre su empresa. La mayoría se quedan de piedra y tardan bastante en reaccionar. Niegan la pregunta, se cierran y dicen que no van a responder, o admiten que no tienen ni idea de lo que están preguntándoles.

 Cuando salen de la salita y de la entrevista de un minuto están agobiados y han aprendido bastante. Se les piden que no digan nada a sus compañeros y se invita al siguiente a salir. Cuando todos han salido, se les pide que cuenten la historia falsa que han escrito (sin leerla) intentando convencer a la audiencia. Luego se les explica los detalles de comunicación no verbal que ponen en evidencia que están mintiendo, para que puedan tenerlos en cuenta en un futuro. Y después se les pone el vídeo que se les ha grabado durante el canutazo, y se les explican todos los errores que han cometido. 

 

La mayoría siente vergüenza o se llevan las manos a la cabeza porque ven que la presión del momento les ha jugado una mala pasada. Se les explica lo que deberían haber hecho y cómo evitar esos errores en un futuro. La verdad, en general son lecciones muy útiles que solamente puedes aprender si pasas por la experiencia del canutazo. Se pasa mal… Os lo digo yo.

A continuación se ofrece un nuevo curso de comunicación no verbal: Cómo transmitir confianza, cómo sentarse durante una entrevista. Durante unas horas, los asistentes al curso aprenden a entender lo que dice su cuerpo.

 La última etapa de la jornada se desarrolla en un plató de televisión. Se pide a una periodista que espere a los entrevistados, que entran uno a uno en el plató. La periodista se queda callada y no saluda a la persona que acaba de entrar. Hay a quien le extraña, pero tampoco saluda. Hay quien espera a que le digan que se siente y quien llega y planta el trasero en la silla. Hay quien se la queda mirando hasta que ésta, incómoda, saluda. Hay de todo.

 Cuando empieza la entrevista también se ve de todo un poco: gente que se siente atacada personalmente por las preguntas, gente que sucumbe a las estrategias de la periodista para sacar información suculenta, personas que se bloquean y no tienen ni idea de qué contestar y hasta hay quien mira alrededor buscando ayuda. Pero lo más interesante viene después, mientras les quitan el micrófono pero dejan tanto el sonido como la cámara encendidas. El entrevistado, sintiéndose a salvo, comienza a hablar con la periodista, que ahora más amablemente, les pide que les diga la verdad. Muchos, muchos, más de los que esperáis, cantan y le confirman abiertamente que aquel producto es verdad que no va tan bien o que sí están retrasados con respecto a la competencia, e incluso “que no tienen ni puta idea” de qué hacer al respecto. Literal. Recordemos que la cámara y el sonido siguen encendidos aún. Metedura de pata hasta la cadera.

 Cuando se ven contestando, analizando su lenguaje corporal y demás al final de la jornada, no pueden contener los auto reproches, pero tampoco las risas.

 En definitiva, estos cursos de portavoces ahorran muchos disgustos a las empresas, y para los afortunados que los cursan, suponen un aprendizaje de cosas que nunca olvidarán mientras disfrutan. Y mucho.

Imagen

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , , , , | 2 comentarios

El 15 M sale Catodia, un nuevo proyecto periodístico

La semana pasada mi amigo y colega de profesión Fran Gregoris me comentó que tenía un proyecto periodístico en mente, y me ofreció unirme al equipo de 10 periodistas (conmigo, 11) que iban a ponerlo en marcha. La criatura se llama Catodia, y verá la luz el próximo 15 de mayo. Y no, la fecha del lanzamiento no es una casualidad, aunque este proyecto no tiene demasiado que ver con el movimiento 15-M. O tal vez un poco. Quizá tenga algo que ver con algunos de los valores que han promovido el movimiento: la justicia, el cambio, la no resignación a lo establecido.

Pero lo que más pesa en este proyecto es que somos once periodistas cansados de información poco veraz, cansados de la filtración de intereses económicos y políticos en los medios de comunicación, cansados de leer lo que les interesa a las empresas. Estamos tan cansados que hemos querido unirnos a esta iniciativa de forma totalmente altruista. Lo único que vamos a obtener es la satisfacción de saber que estamos haciendo lo que queríamos hacer cuando éramos unos idealistas de diecinueve años y entrábamos por primera vez en la facultad de ciencias de la información. Pensábamos que íbamos a salvar al mundo del mal periodismo. Está bien, ya no somos tan ingenuos. No salvaremos el periodismo, y lo sabemos. Pero nos uniremos a aquellos que siguen creyendo en esta profesión, que siguen creyendo en la labor de los informadores, que siguen sintiendo pasión por informar y contar la verdad de lo que ocurre ahí fuera.

¿Y tú? ¿Te vas a rendir? ¿Te vas a conformar?

 Anímate y el 15-M nos vemos en www.catodia.com.

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Divagaciones sobre comunicación o por qué todo el mundo cuestiona nuestro trabajo

Me entran temblores y un sudor frío por la frente cada vez que alguien ajeno al mundo de la comunicación me pregunta a qué me dedico. Y es que creo que ni mi madre lo tiene demasiado claro a estas alturas.

Cuando comento que me dedico a la comunicación corporativa y a las relaciones públicas pueden pasar dos cosas: una, que me pregunten si reparto flyers, o dos, que me digan “O sea, que no estás haciendo nada que tenga que ver con tu carrera”.

Imagen

En el primer caso, siento lo que mis compañeros de Las demencias de la Agencia representan maravillosamente con este gif, aunque también vale la imagen que he colocado arriba de Luke Skywalker cuando se entera de quién es su padre.

 En el segundo caso, freno mis ganas de poner los ojos en blanco y trato de explicar, así, groso modo, que la comunicación es una rama del periodismo que tiene que ver todo con mi carrera.

“Digamos que soy la intermediaria entre la empresa y los medios de comunicación. Cuando la empresa quiere comunicar alguna de sus actividades, yo redacto la nota de prensa y se la envío a los periodistas… Si quieren realizar una entrevista a alguien del cliente con el que estoy trabajando yo les pongo en contacto… Organizo eventos para que los periodistas conozcan los productos o servicios que ofrecen mis clientes… Gestiono las redes sociales… Ya sabes, ese tipo de cosas”.

A veces después de explicar mis funciones me dicen “O sea, que tu trabajo es camelarte a los periodistas y blogueros y colar publicidad sin pagar” o “¿Así que tu trabajo es pasarte todo el día en Twitter y Facebook?”.

Bueno, les doy por perdidos.

Pero bueno, se entiende. Decir que te dedicas a la comunicación corporativa no es como decir que eres médico, o arquitecto. Lo entendemos. Lo que me resulta verdaderamente desquiciante es la frivolidad con la que cualquiera cuestiona nuestro trabajo. Quiero decir, a un arquitecto no le dices que quite una pared porque no te cuadra mucho, como tampoco le sueltas que prefieres un arco de medio punto en lugar de una viga. A un médico tampoco se le cuestionan sus prácticas: si el bata blanca dice que se amputa, se amputa. Si dice que jarabe para la tos, jarabe para la tos. Pero a nosotros, los hijos del marketing, la comunicación, la gestión de eventos y la publicidad, nos lo cuestionan todo. Parece que todo el mundo sabe de comunicación. Si tan claro lo tienen, ¿Por qué nos contratan? Es un misterio sin resolver.

 Por eso es un placer cuando uno de nosotros nos encontramos con un cliente que nos escucha y sopesa nuestras opiniones como lo que son: expertas. Y la realidad es que cuando el cliente no impone sus criterios, las cosas salen mejor. Porque nosotros sabemos (por lo menos la mayoría del tiempo) lo que estamos haciendo, y qué riesgos son se pueden asumir y cuáles no.

Igual que uno confía en su médico, o en el arquitecto que le diseña la casa, debe confiar en las personas que están al frente de su departamento de comunicación. Que, si bien es cierto que nuestra responsabilidad no se compara (un error de comunicación no mata a nadie y un error médico puede ser fatal), hoy en día depende mucho de la comunicación la supervivencia de una empresa.

Así que ya sabéis, si no sois del gremio y alguna vez contratáis a un empleado para gestionar vuestra comunicación… Tened en cuenta que habláis con un experto.

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.